sábado, 14 de septiembre de 2013

Masones Lengua Española - Notas sobre la armonía

Cuando se comienza a entrar en el campo de consciencia superior, se abandona toda forma de clasificación, y se entra a comprender la futilidad de todo, aprendiendo a adecuar cada cosa en el todo. Se abandona el aspecto de seleccionar y de rechazar, y comienza a despuntar en la capacidad de descubrir la insignificancia y la significación de todo y de cada uno.
El conocimiento va siendo reemplazado por una creciente sapiencia sobre los valores existentes; el aprendizaje y la comprensión van ubicándose en sus propios lugares, disponiendo y sintetizando; el trabajo pierde el propósito de despertar los diversos aspectos de la consciencia superior, y va tomando la práctica necesaria para encontrar calma y felicidad; los problemas desaparecen inmersos en sus soluciones, y las preguntas se van disolviendo por el predominio de las respuestas, que están en el núcleo de la consciencia. Se descubre al medio ambiente como la oportunidad para crecer inmerso en una sapiencia siempre en expansión y plena de significados  no hay nada acerca de lo cual quejarse, mientras que todas las cosas se van disponiendo en sus propios lugares, de acuerdo con el plan de la consciencia. La identidad reemplaza a la identificación, y se encuentra todo lo que es común con los demás.
La rutina diaria incluye el adecuado entrenamiento para elevarse sobre la naturaleza inferior y llegar hasta la superior; el esfuerzo continuo para disponer el trabajo y las cosas proporciona un cambio de la consciencia desde el estado de conflicto hacia el estado de armonía
Al comienzo ha de imponerse una disciplina sobre la mente mediante el trabajo a realizar por el cuerpo físico; el trabajo regula los pensamientos, mientras que el pensar estructura el trabajo.
La comida, la bebida, el trabajo y el descanso se van acomodando a su debido tiempo y lugar; el gusto va encontrando un nuevo significado en la necesidad; la rutina diaria se va haciendo impersonal, y las obligaciones personales van mermando, las necesidades se van reduciendo con una eliminación gradual de los deseos y de los requerimientos.
Mediante la correcta disposición de las cosas y de los pensamientos, se llega a una manifestación de poder como resultado de la vida simple y de los pensamientos armoniosos; se aprende como retirarse de lo que no es necesario, lo cual se va realizando sin violencias ni perjuicios para los intereses de nadie, se va aprendiendo a realizar esto sin crear situaciones difíciles ni atraer la atención de los demás; los hábitos y las costumbres se van haciendo cada vez más comunes con las tendencias del medio ambiente, en tanto que se mantiene la propia forma de vivir y de hacer las cosas en todos sus detalles. Se gana, sin que nadie pierda. Se evita utilizar palabras técnicas, filosóficas o altisonantes para explicar algo a un hombre común.

1 comentario:

  1. Muy buen articulo Q:. H:. reciba un T:. A:. F:. desde el Oriente de CUBA...

    ResponderEliminar