lunes, 12 de junio de 2017

Mitos fundacionales de la Masonería en entredicho Historiador francés pone en duda el origen de la sociedad.

El cielo está encapotado y Devrig Molles camina por las calles de Montevideo. Se siente como en casa. "Me hace acordar a Bretaña, la gente es sencilla y amable", afirma mientras recorre la plaza Matriz. Observa la fuente y esboza una sonrisa. 
Un rato después entra al Palacio Estevez. Mira las vitrinas y se encuentra con los símbolos del grado 33 masónico que pertenecieron a Manuel Oribe y vuelve a sonreír.
Pregunta por José Batlle y Ordóñez y alguien le dice que no era masón pero que se enfrentó a la Iglesia Católica. Ya no sonríe.
Molles es un doctor en Historia por la Université de Strasbourg y maestro en Historia y Ciencias Sociales por la Université de Haute Bretagne.

Nació en la Bretaña francesa y desde 2009 es el director científico del Archivo de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones. Desde ese lugar investigó en profundidad hasta los orígenes de la propia institución masónica.

El resultado de tales estudios fue un libro denominado La invención masónica, publicado en 2015 por la editorial de la Universidad de La Plata. Ese trabajo conmovió las bases de la mitología de la Masonería porque demostró que los masones modernos no tienen un vínculo probado con las logias de albañiles del medioevo o con los Caballeros Templarios, como maneja su literatura.
"Esto rompe con los mitos, algunos masones pueden pensar que van a tener una pérdida, pero hablamos de mitos. Esto no es literatura, es historia que se funda en la síntesis de los mejores especialistas del mundo", dijo Molles entrevistado el miércoles por El País.

La tesis del historiador francés fue presentada anoche en una conferencia que tuvo lugar en el Palacio Estevez, sede del museo de la Presidencia, convocada por las autoridades de la Gran Logia de la Masonería del Uruguay y la Silver River Lodge N° 876 en el Registro de la gran Logia Unida de Inglaterra, en ocasión de la celebración de los 300 años de creación de la Gran Logia de Inglaterra.

Su libro ya suscitó reacciones en el ambiente masónico internacional. "Por un lado hay entusiasmo, y por otro, una condena horrorizada pero impotente. Se trata de los mitos que ayudaron a la creación de la Masonería. Los fundadores salieron de la Royal Society, una de las primeras instituciones científicas modernas que nació en 1660", afirmó el experto.
Aclaró que los integrantes de la Royal Society eran científicos que habían padecido luchas religiosas en forma personal o familiar. Los eruditos desempolvan manuscritos antiguos olvidados muchos años atrás.

Molles explicó que el pastor anglicano James Anderson y Théophile Désaguliers, científico francés, discípulo de Isaac Newton, crearon las bases de una nueva organización.
"Revitalizan las formas y le dan un mito fundador. Piensan que hay que formar un espacio social de reconciliación que incluya a los hombres de distintas religiones, opiniones y nacionalidades", dijo Molles.

Para el experto, el mito fundador fue pensado por Désaguliers quien recurrió a la historia bíblica de la construcción de la Torre de Babel.
"Plantea que la Masonería viene desde el origen de la humanidad, los descendientes de Caín comienzan a levantar la torre, Dios se fastidia y condena a los hombres a tener múltiples lenguajes y la humanidad se dispersa. Desde ese momento una cofradía tuvo la función de guardar el secreto del núcleo técnico científico que une a la humanidad, se trata básicamente de la geometría. Son los masones, que circulando por los diversos estados, han conseguido el progreso de esta ciencia en el mundo", dijo Molles.

El experto reveló que está demostrado que Anderson manejaba documentación que perteneció a su padre sobre las logias operativas, los gremios de constructores, que luego adoptó la Masonería. Años después el grupo captaría a importantes figuras políticas, militares y religiosas de Europa y América. "Fueron la primera sociedad civil de la historia", sentenció.
Aclaró que "no hay una conspiración masónica internacional". Además, dijo que la Masonería no es una sociedad secreta sino "una red de sociabilidad democrática donde se aprende a coexistir". Aseguró que los masones latinos son "más laicistas y republicanos" que sus pares anglosajones.




Fuente: http://www.elpais.com.uy/informacion/mitos-fundacionales-masoneria-entredicho.html

martes, 2 de mayo de 2017

Notas sobre la Alquimina

La Alquimia espiritual es la búsqueda del matrimonio alquímico, la unión del sol y la luna, del cielo y la tierra, del cual surgirá el oro filosófico.
Todo esto conlleva una “técnica” que permanece oculta, por medio de diversos símbolos y tratados herméticos, cabalísticos y alquímicos.
Meditando sobre el tema me vino que seria bueno empezar por añadir “claridad y distinción”, como decía René  Descartes, al significado de la palabra Técnica.
Al realizar este ejercicio entre la razón y la intuición, me di cuenta una vez más, de lo importante que es para el ser humano ser consciente del verdadero significado de las palabras, ya que son símbolos que nuestra consciencia transforma en pensamientos en la mente objetiva y allí desencadena una serie de reacciones en las que están implicados, instintos, emociones, recuerdos, voluntad, razonamientos, etc. que dependiendo del significado que nosotros le atribuyamos, así reaccionará  nuestra mente. 
Estas son algunas de las acepciones de la palabra técnica:
·   Perteneciente o relativo a las “aplicaciones” de las ciencias y las artes.
·   Persona que posee los “conocimientos” especiales de una ciencia o arte.
·   Conjunto de “procedimientos” y “recursos” de que se sirve una ciencia o arte.
·   Pericia” o “habilidad” para usar esos procedimientos y recursos.
Al tomar estos apuntes, descubrí que las palabras que describían las diferentes acepciones, incluían otras  que llamaron mi atención:
·   Aplicaciones, conocimientos, procedimientos, recursos, pericia y habilidad.
Esto fue como un imán para seguir este encadenamiento de significados que tenían el común denominador de incitar a la “acción”.
Así pues, comencé por analizar  cada palabra. Pero antes tenia que darle un sentido más profundo a estas frases, cambié las palabras ciencia y arte por alquimia espiritual.
La primera frase queda ahora así:
·    Técnica: perteneciente o relativo a las “aplicaciones” de la alquimia espiritual.
o    Aplicación: ganas y asiduidad con la que se hace algo, especialmente el estudio.
La frase queda ahora como sigue:
La técnica se refiere a las ganas y asiduidad con la que estudiamos la alquimia espiritual.
Mi mente enseguida recordó lo mucho que se nos insiste en la alquimia que debemos tener fe, paciencia y perseverancia al hacer la “piedra” y sobre todo lo importantísimo que es saber porque seguimos esa vía de estudio interior.
La segunda frase, queda así:
·     Técnica: Persona que posee los “conocimientos” especiales sobre la alquimia espiritual.
o    Conocimiento, significa: Entendimiento, Inteligencia, razón natural.
o    Una vez más me propuse ahondar más en estos significados
§   Entendimiento:
·          Potencia del Alma en virtud de la cual el hombre concibe las cosas, las compara, las juzga e induce o deduce otras de las que ya conoce.
·          Alma, en cuanto discurre y raciocina.
·          El que ilumina las cosas y las hace inteligibles.
§   Inteligencia:
·          Capacidad de entender o comprender.
·          Capacidad de resolver problemas.
·          Habilidad, destreza y experiencia.
§   Razón Natural:
·          Potencia discursiva del hombre, desnuda de todo matiz científico que le dé luz al entendimiento.
o    Potencia:
§   Capacidad de producir un efecto o ejecutar algo.
§   Poder y Fuerza.
§   Cada una de las tres facultades del Alma:
·          Entendimiento
·          Memoria
·          Voluntad
La frase toma ahora un gran significado:
La técnica se refiere a la persona que es capaz de enfrentarse a los problemas de la vida con el poder y la fuerza que da el entendimiento de nuestra unión con Dios, es decir, concibe, compara y  juzga los opuestos, luego los transfiere al Alma, iluminando así las cosas y haciéndolas inteligibles.
De esta manera la voluntad se fortalece al enfrentarse a cada nueva experiencia, con habilidad y destreza, produciendo ese efecto de acción consciente que nos da el conocimiento de la alquimia espiritual, personal e intransferible.
Como veis, estos conocimientos son para utilizarlos y nos demuestran una vez más que hay que caminar siempre lo más cerca de la templanza, es decir, equilibrar, armonizar los opuestos y dejarnos fluir, con la confianza de que toda experiencia de nuestra vida tiene por objeto, hacernos más sabios a los consejos de la alquimia interior, para así llegar a esa intima unión entre cuerpo, mente y alma…
La tercera frase, queda así:
·     Conjunto de “procedimientos” y “recursos” de que se sirve la alquimia espiritual.
o    Procedimiento: Método de ejecutar algunas cosas.
o    Recurso: Medio de cualquier clase, que en caso de necesidad, sirve para conseguir lo que se pretende.
La frase queda ahora como sigue:
Conjunto de Métodos y ejercicios Alquímicos que nos hacen ser capaces de vivir el presente, utilizando toda nuestra creatividad, intuición y voluntad para conseguir el fin último, el ser uno con la naturaleza.
No debemos olvidar que el fin no justifica los medios y todo aquello que sea egoísta, debe ser rechazado y sustituido por su opuesto. La Alquimia espiritual, implica impersonalidad, despego material y ayuda eficaz, para que el verdadero Amor se manifieste con toda su Luz.
La cuarta frase, queda así:
·   Pericia” o “habilidadpara usar esos procedimientos y recursos de la alquimia espiritual.
Esta frase nos acerca hacia la Técnica de los antiguos  maestros alquimistas, ya que la acepción de “maestro” dice que es la persona que práctica en una materia y la maneja con desenvoltura lo que le capacita en el arte y destreza de enseñar o ejecutar algo.
Como veis la maestría implica mucha práctica y dominio, resultado del conocimiento de las vías y medios para llegar a una meta. Sin un fin al que se dirigen las acciones o deseos del alquimista, no hay camino y precisamente, la técnica consiste en abrir un camino a través de obstáculos, realizar una revisión crítica de las acciones (como hacían los pitagóricos) y un balance de las que se consideran mejores.
La Técnica debe ser eficaz y segura, para ayudar a nuestra mente a armonizar nuestras vidas con las fuerzas naturales por medio del trabajo, el servicio y la toma gradual de consciencia.
El objetivo real que el alquimista debe alcanzar es “concentrar toda su atención en su yo interior y expresar así sus facultades mediante la creatividad en beneficio de los demás”.
La alquimia espiritual, exige hombres de acción, una acción focalizada y pensamientos y metas comunes que crean fuertes pensamientos-ideas. “Los pensamientos son cosas” y están relacionados con la esencia y esa esencia está dentro de cada uno de nosotros. Canalizándola, los pensamientos individuales se unen para formar un solo pensamiento colectivo, un pensamiento forma que nos vincula y armoniza con la meta común. En esto vemos como los alquimistas sabían de la existencia del “inconsciente colectivo” que decía el psicólogo Carl Gustav Jung.
El sendero alquímico implica “Silencio y Obediencia”. Silencio para poder escuchar a nuestra parte intuitiva y obediencia para seguir sus dictados sin dudar. Es un acto de valentía y confianza plena rodeado de Amor. Si amamos a Dios, debemos amarnos a nosotros mismos y por ese mismo amor, perdonaros para poder seguir el camino con nuevas ilusiones y metas… la acción sigue al pensamiento, y la voluntad es su motor.
Después de redactar este discurso, me quedé pensando en lo importante que es tener las ideas claras… y mi conclusión es que la claridad depende de la sinceridad que el alquimista pone en sus pensamientos, palabras y obras.  Sinceridad con uno mismo, es sinónimo de éxito en el camino de regreso a la Unidad… y en cualquier asunto de nuestro diario caminar!
 
Por: Guillermo J. Recourt

Fuente: http://bloglasendadelmedio.blogspot.com.ar/2009/10/meditando-sobre-la-tecnica-en-la.html?m=1

miércoles, 26 de abril de 2017

Alejandro Dolina - La biblioteca de Alejandría


martes, 14 de marzo de 2017

Sarmiento, los Jesuitas, y una crítica a la Masonería.


En 1869, Domingo Faustino Sarmiento escribirá una serie de artículos masónicos que aparecerán publicados en la revista "El Progreso" bajo el pseudónimo "V".  Reproducimos un fragmento  no tanto por el consabido enfrentamiento entre jesuitas y masones de la época, sino por la interesante reflexión que hace el autor sobre la masonería, la cual estimo de gran actualidad para estas tierras.

......Para que la masonería pudiera ser lo que debe, sería necesario que se operase en su seno una gran revolución; que se reconstituyese bajo principios democráticos que alejaran de su seno el afan de adquirir grados mas ó me­nos absurdos por las distinciones y prerogativas que importan, y por la inesplicabilidad de los principios y doctrinas que representan en abierta oposición con los fundamentales de la Orden y que se revelan contra el sentido común, como lo son casi todos los superiores a los tres primitivos.
Sería necesario que abrazase un cuerpo de doctrina racional, a la altura del siglo, que representara las aspiraciones de la filosofía moderna, y que con aquella constitución y con estos principios, limitara el número de sus adeptos solamente en aquellos que las abrazaran con fé y firme voluntad de realizarlas en el terreno práctico de sus tareas; que en consecuencia mantuviera escuelas públicas gratis de primera enseñanza, cátedras públicas donde se explicaran a la juventud las ciencias naturales, la filosofía, la literatura y la moral social, según el criterio racionalista fundamental de la institución; que fundara una casa de enseñanza industrial para huérfanos, que transformara sus considerables ingresos en elementos de crédito para fomentar el trabajo entre aquellos de sus miembros aptos y necesitados de ello; que circulara un diario
defensor de sus doctrinas, propagador de conocimientos útiles a todas las clases, en todos los ramos del saber y de las necesidades de la vida; que inspirara interés el ser miembro de la Orden, que fuese en fin, una fuerza moral, poderosa, que de una manera práctica y ostensible desmintiera las acusaciones que se le dirijen, de ser, cuando menos, una espada de cartón.
No siendo todo esto la masonería y sabiéndolo los jesuitas, no puede considerarse su empeño sino como un inocente pasatiempo; dispararle tiros á una sombra!
Si la masonería es un cadáver, a qué pincharlo?
Por lo contrario, si el jesuitismo hace daño, porque no se reviste la masonería de todo el valor necesario para constituirse, organizarse y trabajar, como hemos indicado, para combatir con ejemplos prácticos, públicos y eficaces ese mal?
Cuando aquel toma la cosa a lo cómico y esta no lo toma a lo serio, puede asegurarse que la sombra se irá desvaneciendo y que los satélites de Loyola conseguirán su fin.
Sin embargo, aun es tiempo, si hay masones que tengan bastante alma para iniciar y llevar a cabo la revo­lucion que debe rejuvenecer y dar mayor respetabilidad, utilidad e importancia a la Orden.

Aporte e investigacion de Gustavo FrendaFrendaw

martes, 28 de febrero de 2017

Conciencia de Union por el QH Neo

Cuando fue construido el templo de Salomón, primero le fue encomendado por Yahve al Rey David, mas este, reconociendo ser un hombre de guerra y estar manchado de sangre, sabiamente delegó esta labor en su hijo, Salomón.
En la perfecta geometría con que este templo fue diseñado, en armonía con las leyes de la naturaleza, entre tantas otras cosas, está representada por dos columnas y por el suelo ajedrezado, la DUALIDAD.
El maestro egipcio Imhotep, maestro de la escuela de misterios del Ojo de Horus, más tarde rebautizado por los Griegos como Hermes Trismegistos, explica este concepto en su obra KYBALION, como principio de POLARIDAD, en el cuál indica que: 

“Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, a su par de opuestos: Los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.”.

En el mundo profano actual, creado desde la división, donde todos son extremos, donde hay buenos y malos, ricos y pobres, privilegiados y abandonados, derroches y carencias, excesos y hambrunas, donde el país más poderoso del planeta, el cuál debería ser ejemplo, está dividido entre Republicanos y Demócratas, entre blancos y negros; en ese mundo solo puede aprenderse la división. El real problema, a mi entender, radica en que la misma división también se produce entre nosotros, y en cada uno de nosotros, desobedeciendo directamente los mandatos básicos de la naturaleza. Desde el Fluor en el agua hasta las antenas electromagnéticas, pasando por alto un enorme número de ejemplos, sirven de instrumento de separación a varios niveles, incluso a niveles que no se perciben con el ojo humano.
En este mundo profano, el ser humano no consciente vive desconectado. Desconectado de los mensajes, de sus intuiciones. Del AMOR como fuerza creadora. Viviendo en su EGO. El EGO es dual.

Se aprendió a repetir dentro de cada uno, lo que es afuera. La división principal. Los extremos Holístico y egoísta. Un mundo individualista, o un universo en el que muchas partes forman un todo. Muchas partes del mismo todo.
Si bien podemos aceptar que el EGO, que nos identifica como individuos en esta experiencia VIDA, es necesario para cumplir esa labor, en el otro extremo nos desconecta del resto, del todo.
Cuando percibí esto, me pregunté: ¿Cuál es su opuesto?
Entendí el opuesto desde una perspectiva cercana al todo. A la unidad. Al G.A.D.U.
Entendí que para ver esos extremos, y sentir esa desconexión, tuve que hacerme consciente.
Entonces, es la consciencia la que nos separa del EGO. CONSCIENCIA Y EGO.
Afortunadamente, QQ:.HH:., a nosotros los masones se nos hace entrega de poderosas herramientas. Simbólicas. Que nos muestran un camino de LUZ, para que sus virtudes y destrezas sean también las nuestras, donde a través de un incansable trabajo sobre nuestra conciencia, podamos dilucidar estos interrogantes, comprender estos conceptos y elevar el estado de consciencia colectivo para volver a ser UNO. Volver a la unidad.

Ese es, a mi entender, el principal trabajo filantrópico que todo masón debe llevar a cabo. Porque ser MASÓN no es una condición. Ser MASÓN, es un estado de CONSCIENCIA.

Neo C.:M.: de la R.: L.: Carlos wilson 560
Oriente de Remedios de Escalada